29 oct. 2008

Más sabe...

Estabamos bien tranquilos aquella tarde puliendo nuestras botas y tratando de estar suficientemente invisible a todos aquellos superiores "ladillas" que merodean en cada rincón, pero cuando eres un nuevo eso es casi imposible, de la nada siempre aparece alguien que te arruina el momento divino, esta vez era un alumno de cuarto año, el paso y sin vernos nos lanzó una cantimplora con su categorica orden "Nuevos busquenme agua", Bingo! conseguir agua en el liceo militar en Puerto Píritu es tan fácil como apagar fuego con gasolina, mi compañero y yo, tal como lo hizo el mítico Rowan del Mensaje a García, contestamos energicamente "Entendido", claro, soltando una leve mentada de madre a nivel de la laringe.

Emprendimos nuestra misión dirigiendonos hacia un retirado tanque que estaba escondido en unos matorrales, donde siempre nos ibamos a calmar nuestra perenne sed de nuevo y otras tantas a evadir la rutina, trotandito ibamos conversando y cuestionando la moral de nuestro superior, no era la primera vez que nos fastidiaba, el era uno de esos tipos que uno nunca entiende como te puede mandar, un falta de todo, inmoral y mal ejemplo, cuando un superior es admirable, los subalternos lo comentan, pero cuando no, seguro que tambien lo hablaran, desgraciadamente el tenia 4 rayas y nosotros apenas un frenazo de bicicleta en cada hombro que nos colocaba en gran desventaja.

LLegamos al tanque en el que me tuve que trepar y bajar como tres metros por una escalera hasta el nivel del agua donde logre llenar completo el recipiente, cuando salgo que le doy la cantimplora a mi compañero para irnos de vuelta, el se detiene y con cara de malicia me propone un plan de venganza, en sus palabras era sencillo y efectivo, solo debiamos frotar nuestros adolescentes penes de 11 años en la boquilla de la cantimplora para luego llevarsela a nuestro sediento superior y listo, tomar la justicia en nuestras manos..!

Procedimos al pie de la letra con el plan, haciendo esfuerzos para mantener el rostro sobrio nos presentamos ante nuestra víctima con la orden cumplida, el agarró su cantimplora y nos dijo "5 y no los veo" pero antes que dieramos medio paso en nuestra retirada lanzó un grito paralizante de "ALTO....!" estiro su brazo colocó la cantimplora frente a nosotros y viendonos a la cara dijo..

"Tomen ustedes primero.."

Aquella vez automáticamente comprendí el significado de aquella frase que tanto había escuchado, "El Diablo sabe más por viejo, que por diablo" y bien jovencito me tocó aprenderlo.

23 oct. 2008

Más que un cuento de Fútbol

Erase una vez un joven que vivía con su padre y que le encantaba jugar al fútbol, desde niño vivía solo para jugar su deporte predilecto, todo su tiempo libre lo dedicaba a su gran pasión, no era un jugadorazo, ni muy hábil con el balón, pero comía y respiraba fútbol, estaba en el equipo de su escuela, donde casi siempre durante los partidos estaba en la banca, pero era una excelente persona, además de muy alegre y querido por todos en el equipo, siempre transmitía mucho ánimo, era consecuente con el grupo y gran amigo de todos.

Una vez resultó seleccionado en su equipo para jugar un importante campeonato, aquella noticia alegró mucho a su padre, quien asistía a todos los partidos para darle aliento a su muchacho, él se sentaba en las gradas y durante cada juego, aupaba y animaba al equipo de su hijo, aunque este nunca salía a jugar.

El equipo del muchacho llegó a la gran final del torneo, el joven estaba muy contento y seguía esperando su oportunidad para jugar y aportar algo a su equipo también dentro de la cancha, pero esa mañana, la misma mañana del partido su padre falleció, su entrenador le dió aquella mala noticia y también la tarde libre, le dijo que no asistiera al partido final para que estuviera con su familia en aquel difícil momento.

Termina el primer tiempo de la gran final y el equipo del muchacho perdía 6 goles a 0, les estaban dando un baile y ya estaban resignados a quedarse con el segundo lugar, mientras esto sucedía llego el joven al campo y se dirigió a su entrenador para que por favor le dejara jugar esta vez, que no lo defraudaría, tanto insistió hasta que el entrenador aceptó, lo dejó jugar, más por lástima por lo de su padre o quizás también por la resignación ante aquel marcador.

El chico apenas entro a la cancha empezó a dar espectáculo, asistencias increíbles, pases precisos, no había manera de quitarle el balón, estaba inspirado y anotaba tremendos goles que iban estrechando el marcador, todos estaban incrédulos ante aquel talento nunca antes visto, fue así como empató el partido y en él ultimo minuto se mando un golazo para sentenciar el juego y darle el campeonato a su equipo, el público ovacionaba intensamente al equipo campeón y al joven que fue el héroe de aquella remontada.


Ya un poco más calmados el entrenador aparto al muchacho del grupo, lo felicito y le dijo, "hijo te la comiste! ¿Cómo hiciste para hacer todo eso?"

- El chico miró a su entrenador y le respondió, "mi padre ha muerto esta mañana, pero ¿sabía usted que era ciego? cuando venía a los partidos para alentarme no me veía, hoy es el primer día en que puede verme jugar, y yo le quería demostrar que podía hacerlo".

9 oct. 2008

De las Graduaciones y sus Discursos

El día de mi graduación una muy distinguida señora se mandó un discurso como de 2 horas y media, leía y leía, leía y leía, leía y leía, ya los asistentes no aguantaban más, llovioó escampó, se seco todo y la señora seguía, la verdad yo le pierdo fácil el hilo a las personas que leen sus discursos, creo que hasta ellos mismos se desorientan entre página y página, además como saber quien de verdad escribiría aquellas asonantes palabras?? pero si ustedes me preguntan ahora que recuerdo tengo yo de aquellas palabras?? si me dejó algo aquel maratónico discurso..?? mi respuesta es NADA DE NADA hubiera preferido algo menos acartonado, algo más simple y quizás con un poco más improvisación, tal vez algo no tan inspirador como el motivo de este post, pero si algo que pudiera recordar siempre, algo más aparte del aguacero que cayó aquella tarde sobre mi toga y mi birrete.

Ya este video lo publicó Lycette en su excelente blog, y debe estar además en muchísimos otros blogs, pero este comercial de Ford es muy especial y diferente, así que considero que debe estar también en este sancocho porque es simplemente una pieza, disfrutenlo.

Esta versión es más completa que la de televisión.



El discurso de Esteban Trabajo (aunque estaba leyendo) tambien es muy bueno.